A veces un embarazo llega por sorpresa y otras… ¡parece que nada funcionara! Tranquila, la clave está en disfrutar, y no sufrir, esta etapa.

Buscar un embarazo debería ser un periodo muy especial. Sin embargo, muchas veces nos dejamos llevar por la urgencia de lograrlo, por la preocupación de estar haciendo todo correctamente. Lo paradójico es que el estrés que esas actitudes generan puede llegar a ser la principal causa del fracaso.

Todo el tiempo escuchamos historias de personas que clínicamente no tienen nada pero que no logran quedar embarazadas. A pesar de someterse a muchos procedimientos, nada pareciera funcionar. ¿Por qué pasa eso? ¿Me podría pasar a mí?

¡Tranquila! Quedar embarazada puede tomarte hasta un año sin que eso implique un problema de fertilidad. Y si tuvieras alguno, hay muchas cosas que se pueden hacer. Así que confía en que todo sucederá en su debido momento.

Aquí algunos consejos sobre lo que puedes hacer para asegurarte de lograr un embarazo, pasándola bien.

Agenda una visita prenatal con tu ginecólogo

Mucho del estrés de no lograr un embarazo tiene que ver con el miedo a que algo esté mal con tu sistema reproductivo. Realizarte una revisión previa con un especialista te dejará tranquila en cuanto a tu estado de salud. Tu médico te hará estudios de rutina para prevenir cualquier tipo de inconveniente que se pudiera presentar durante el embarazo y que se puede resolver fácilmente antes de la concepción. Una vez que el médico se cerciore que todo está en orden, te recetará el imprescindible ácido fólico para que tu bebé se desarrolle de manera óptima. Ahora sí, empieza lo emocionante. (Art. Fertilidad)

Adiós anticonceptivos

Evidentemente tendrás que dejar de tomar o retirar el método anticonceptivo que uses. Aunque suele decirse que tu cuerpo necesita “desintoxicarse” para lograr un embarazo, no es verdad. Los anticonceptivos funcionan a base de microdosis, así que con saltarse una sola es posible quedar embarazada. Por lo mismo, podría pasar en cualquier momento después de que tu cuerpo deje de estar bajo su influencia.

Haz un calendario de días fértiles

Con tu médico o tú sola, de lo que se trata es de ubicar la mitad exacta de tu ciclo menstrual. Puedes calcular que tu fertilidad es óptima dos días antes y dos días después de esa fecha, PERO eres fértil todos los días del mes, así que, si tu pareja y tú no logran tener relaciones esos días, no te estreses, cualquier día puedes quedar embarazada.

Te puede interesar: ¿Cómo funciona tu ciclo menstrual? (Enlace)

No se trata de “hacer la tarea”

Precisamente porque eres fértil todos los días del año, confía más en tu libido que en el calendario. Si sientes ganas de tener relaciones, ¡hazlo! Y si no, no lo hagas “por obligación”.  El chiste es disfrutar de este proceso y no poner estrés sobre el mismo.

Pónganse creativos

Sálganse de la rutina y de la recámara: intenten otros días, otros lugares, otras posiciones a las de siempre. También se vale usar juguetes sexuales… lo que sea que vuelva este proceso más divertido y menos una “misión imposible”.

Medita

La meditación es una herramienta muy poderosa para la salud mental. Se recomienda ampliamente en el embarazo, pero también en cualquier momento de la vida. La búsqueda de un embarazo es un episodio ideal para observar nuestros pensamientos sin engancharnos a ellos. ¿Cuáles son los sentimientos que te abordan cuando piensas en tener un bebé? Detéctalos y conecta con los positivos, con los que más te emocionen. Eso hará que tu cuerpo y tu mente se sincronicen con la idea de un embarazo lo cual, definitivamente, también ayudará a lograrlo antes.

Te puede interesar: La piel de una futura mamá es más sensible

¡Mucha suerte! Disfruta este momento también, es el inicio de tu maternidad.