A partir de su experiencia, la nutricionista Thalia Baumgarten explica qué tipos de endulzantes podemos consumir durante el embarazo y cuáles deberíamos omitir.

Como nutricionista he dado luz verde a algunos tipos de endulzantes no calóricos para la mayoría de las embarazadas, pero en mi embarazo recuerdo haberme cuestionado la seguridad de estos.

Existen muchas contradicciones respecto al consumo en el embarazo de endulzantes artificiales como son llamados los edulcorantes. Los estudios afirman que, al sustituir el azúcar con estas sustancias, podemos mantener un peso saludable en situaciones normales, pero existe controversia acerca de cuáles son seguros en el embarazo. Esto debido a que existen pocos estudios hechos en humanos, por ética, la mayoría en ratas, y en concentraciones que fueron sustancialmente mayores a la exposición humana normal.

¿Qué son los edulcorantes?

Los edulcorantes artificiales son aditivos alimentarios, con muy bajo o nulo contenido calórico, que proporcionan una sensación de dulzor similar al azúcar. Pueden tener un dulzor entre 30 (ciclamato) a 600 (sucralosa) veces más dulce que el azúcar, por eso el sabor es más intenso. Algunos de ellos son sintéticos y otros son extractos naturales. Es importante reconocer no solo el nombre comercial, que varía según el país o región, sino también el nombre real del compuesto, por ejemplo: Splenda es el nombre comercial y sucralosa el compuesto.

¿Cuáles son seguros?

Actualmente la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y por el Comité Mixto de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) han autorizado solo siete tipos de edulcorantes de los cuales solo tres son aconsejables en el embarazo. Aquí te contamos cuáles.

1. Rebaudiósido A (Stevia)

Es un edulcorante de origen natural y es frecuentemente usado en bebidas, refrescos, y jugos. La FDA aprueba la Stevia como seguro durante el embarazo. Sin embargo, no ha permitido la utilización de la hoja de stevia o el extracto crudo de la hoja, debido a que presentan sustancias no aprobadas por ellos. La ingesta diaria permitida: 4 mg/kg peso/día.*

2.Acesulfame de Potasio (Equal)

Este edulcorante está añadido a productos horneados, postres congelados, gelatinas sin azúcar, pudines, bebidas, productos de higiene oral, y un gran número de productos farmacéuticos. Ingesta diaria permitida: 15 mg/kg peso al día*

3.Sucralosa (Splenda)

Esto es un edulcorante sin calorías que está hecho de azúcar.  La sucralosa ha estado aprobado para el uso en productos horneados, mezclas para hornear, bebidas no alcohólicas, chicle, productos de café y té, confecciones y glaseados, grasos y aceites, postres lácteos y mezclas congelados, jugos de fruta, substitutos para azúcar, salsas dulces, toppings y jarabes.  Se usa también como un “edulcorante de la mesa.” La sucralosa no tiene ningún efecto en la glicemia, no ofrece calorías, y está estimado seguro durante el embarazo y la lactancia.  La ingesta diaria permitida: 5 mg /kg peso/día*

* La Ingesta Diaria Permitida se calcula multiplicando la cantidad sugerida por lo que pesas en kilogrmaos, es decir, si peso 57 kilogramos y me gusta tomar Splenda sería 4 miligramos x 57=228 mg. Ten en cuenta que un sobre contiene un gramo.

Los edulcorantes que no son aconsejables son Sacarina, Ciclamato y Aspartamo, ya que en algunos estudios hechos en ratas se asociaron a tumores, aumento en la glucosa sanguínea, parto prematuro, asma infantil, entre otras condiciones.

Realmente la mayoría de los estudios no encuentran efectos nocivos relacionados con la ingesta de edulcorantes, incluso cuando se consumen en grandes cantidades, pero la FDA advierte que, en poblaciones especiales como las mujeres embarazadas, deberían limitar su uso y utilizarlos con moderación, aunque estén aprobados.

Además de la seguridad, llama la atención el efecto metabólico al consumir edulcorantes, pues los estudios han arrojado que, sí hay efecto sobre la acción de la insulina, es decir, consumir en exceso estas sustancias puede causar un aumento de la insulina y por lo tanto problemas con la glucosa.

En el articulo de diabetes gestacional, me referí a un caso de intolerancia a los carbohidratos: Mariana de 33 años, mencionó que consumía diariamente una cantidad importante de una bebida light que contiene edulcorantes artificiales, su peso aumentaba adecuadamente, pero en el examen de glucosa esta salió alterada. No sabemos si fue el exceso de la bebida con edulcorante lo que causó este desorden metabólico, pero la literatura nos hace sospechar que sí.

Mi cuestionamiento de la seguridad de los edulcorantes en el embarazo era real y justificado, porque según la FDA el medio sobre de sucralosa o stevia que le agregaba a mi café era seguro, pero sobrepasaba ligeramente la recomendación y además muy eventualmente tomaba alguna bebida light, yogurth o leche y ahí es donde se encuentran edulcorantes que son aprobados por la FDA pero no son aconsejables consumir en el embarazo.

Puedo concluir que es importante leer la etiqueta y los ingredientes de los productos que consumimos y sobre todo llevar un control metabólico en el embarazo, que incluya además de exámenes periódicamente indicados por un médico, una buena alimentación y ejercicio leve o moderado.

Fuentes:

Fitch C, Keim KS. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: use of nutritive and nonnutritive sweeteners. J Acad Nutr Diet. 2012; 112(5):739-58.

Durán Agüero, Samuel, Salazar, Carolina, Espinoza, Jonathan, & Fuentealba, Fabiola. (2017). ¿Se pueden recomendar en el embarazo los edulcorantes no nutritivos?. Revista chilena de nutrición44(1), 103-110

Y tú, ¿consumes productos con endulzantes sin calorías regularmente?