Hablamos con Carmen Santamaría, madre, doula y educadora perinatal para conocer su punto de vista sobre el uso de la epidural durante el trabajo de parto.

¿Consideras que se puede parir sin epidural?

Sí. Conozco más casos de mujeres que han parido sin epidural y con mejores resultados. Sin embargo, si la mujer tiene mucho miedo o un umbral del dolor bajo puede solicitar que se le aplique la epidural en poquita escala.  Recuerda que el trabajo de parto puede variar en cada mujer. Usualmente a una mamá primeriza le toma al menos diez horas, una hora por centímetro dilatado. Si es mamá por segunda vez el trabajo de parto va de siete a ocho horas, eso depende de muchos factores.

¿Cuál es el resultado de parir sin epidural?

Un número más reducido de intervenciones permiten que la mamá se recupere más pronto. Cuando aplican anestesia durante el periodo expulsivo, la zona está adormecida y requiere de una mayor intervención por parte del personal médico. Es decir, deben señalarle cuándo está teniendo una contracción y cuándo debe pujar. A veces esa fuerza que realiza no es suficiente y la mamá no lo nota, por eso acuden a hacer un corte como la episiotomía o utilizar fórceps, ventosa o la maniobra de Kristeller para que el bebé baje.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la epidural?

La epidural tiene un propósito: reducir el dolor durante el trabajo de parto. Por supuesto disminuye la ansiedad y calma a la futura mamá si tiene miedo. Pero esta anestesia tiene efectos secundarios como el adormecimiento prolongado en la zona donde se aplicó (de la cintura para abajo) evitando que la mamá pueda pararse de forma inmediata o recupere su movimiento. Además, no puede sostener al bebé de forma inmediata porque no están activas o totalmente despiertas. La epidural es una punción en una zona de la columna vertebral y si no se realiza de manera correcta puede acarrear problemas como dolores permanentes en esa zona de la columna.

¿Qué se necesita para parir sin epidural?

 Lo más importante es recibir educación perinatal o educación para el parto. Esta información previa puede indicarle a la futura mamá qué va a sentir, cómo va a ser el proceso y entender que es posible parir sin el drama que estamos acostumbradas a ver en televisión. La mujer va a entender que el parto es un proceso natural que ciertamente implica dolor, pero es un dolor que no necesariamente implica sufrimiento. Si tiene la información adecuada y las herramientas, la mujer puede parir sin epidural.

¿Cuáles son los químicos que produce el cuerpo durante el trabajo de parto?

La sustancia que segrega el cuerpo es la oxitocina o la hormona del amor. Esta hormona es la responsable de que el útero se contraiga para que el bebé baje, esté en un ambiente relajado y la mamá esté en calma. Su opuesto es el cortisol, la hormona del estrés que suele segregarse cuando la mamá no se siente en un ambiente amable y está asustada por el parto.

Para controlar la segregación de estas hormonas, la mamá necesita preparación previa para el dolor. Si una mamá entiende qué esta pasando, que lo que siente es como un calambre en el útero impulsado por las hormonas para inducir el parto, superará el dolor. El trabajo de parto natural es como un oleaje, no es un dolor constante. Por el contrario, cuando adicionas oxitocina sintética o pitocín, el cuerpo no se puede recuperar de esas oleadas, vas a tener la misma sensación de dolor sin descanso.

¿Que consejos básicos puede darle a una madre primeriza sobre educación perinatal?

Primero, que entienda que el dolor del parto se puede superar, es un proceso natural que con información y ejercicios pasará. Yo tuve un parto en casa, sin intervención química adicional a los que produce mi cuerpo y sé que no soy la única que ha tenido un parto así: libre de epidural. Segundo, recomiendo que cuente con un acompañante en el momento del parto, sea la pareja, un pariente o una doula para que tenga más fortaleza. Tercero, que comprenda que el parto es un proceso que pasa y que puede traer beneficios como que el bebé nazca más despierto y listo para la lactancia al no estar expuesto a la anestesia.

Como ejercicios físicos recomiendo masajes en las zonas de la espalda baja para aliviar el dolor al momento de la contracción. Al final siempre existirán métodos no farmacológicos para aliviar el dolor, en las clases prenatales explican a los futuros padres cómo pueden hacerlo.

Te puede interesar: El uso de la epidural: parto con o sin dolor

¿Qué pasa con una mujer que tiene a su hijo por cesárea?

Cuando se hace una cesárea se aplica la epidural en mayor cantidad porque tienen que dormir las piernas y el abdomen donde hacen la incisión. En ese caso, el bebé está adormecido por la anestesia y la madre tarda en volver a sentir las piernas. En algunos casos, cuando hay riesgos para el trabajo de parto, duermen por completo a la futura mamá.

¿Si la mujer es mamá por segunda vez, esta vez por parto natural, puede hacerlo sin anestesia?

Si no eres mamá primeriza, pero tuviste a tu primer bebé por cesárea y el próximo lo quieres tener por parto natural, no hay problema. Los estudios señalan que un parto vaginal después de cesárea tiene que ser lo menos intervenido para evitar complicaciones o desgarro de la cicatriz previa. Algunos profesionales de la salud señalan que debe transcurrir entre 18 meses a dos años para el segundo parto para que el cuerpo esté preparado.

¿Cuándo debería una futura mamá informarse sobre el trabajo de parto?

Cuanto antes, mejor. Hay parejas que esperan al tercer trimestre, pero yo sugiero que entre más rápido mejor para que la mamá se sienta preparada y su pareja pueda acompañarla de la manera correcta en ese momento.