Escoger bien a tu obstetra y diseñar tu plan de parto son apenas algunos de los pasos claves para adueñarte de tu proceso y vivirlo como quieres.

Hoy en día están naciendo muchos niños por cesárea y muchos trabajos de parto están siendo inducidos e intervenidos antes de llegar a la semana 40. Una de las formas de bajar estos índices, es que las mujeres tomen decisiones informadas.

Muchas mujeres llegan a mis cursos de “Preparación para la maternidad+paternidad, activa y consciente” queriendo tener un parto vaginal, pero al preguntarles cómo se piensan preparar para ello, me cuentan que su obstetra es especializado en alto riesgo. Cuando les pregunto que qué han hablado con el médico acerca del parto, me responden que no han tocado el tema. Cuando les pregunto si conocen más mujeres que hayan tenido parto vaginal con los doctores escogidos, me responden que han sabido de algunas. La información es muy vaga, y es ahí donde la pareja que busca un parto vaginal debe informarse y empoderarse.

Algunos puntos que debes tener en cuenta:

Obstetra
Lo más importante es que estés con un obstetra que te haga sentir tranquila y que cuentas con ella o él, que se tome su tiempo en cada cita para aclararte dudas, que te haga sentir que estás viviendo la mejor etapa de tu vida y no como si estuvieras enferma. Es necesario que conozcas acerca de su trabajo, de su tasa de cesáreas y que estés muy atenta a lo que te dice al respecto del trabajo de parto y el parto.

Como todo en la vida, hay de todo para todos. No todos los obstetras tienen el mismo conocimiento ni son reconocidos por lo mismo. Un obstetra de alto riesgo está viendo patologías todo el tiempo. Si quieres un parto con pocas intervenciones busca un obstetra que sea reconocido por acompañar, no por realizar partos, que respete los momentos de la parturiente, que te ayude a empoderarte de tu parto, contándote cómo trabaja y aconsejándote a que busques cursos de preparación que sean dictados por personas que estén actualizadas en evidencias científicas y prácticas, que te aconseje diferentes tipos de prácticas como yoga o pilates para trabajar tu cuerpo. Que te hable de las posibles intervenciones y sus consecuencias reales.

Partera
En Colombia las parteras tiene poco o nada de acceso a los hospitales, si quieres parir con partera, es porque has pensado en un parto domiciliar o porque vives en una zona rural en donde lo normal es estar acompañada por una de ellas.

Cuando vives en las ciudad y quieres parto con partera, es muy importante que escojas un partera con quien sientas afinidad, que sepas acerca de su trabajo, que te dé confianza y seguridad. Que con ella puedas tener toda la información que necesitas para saber los procesos que hacen parte de parir en casa. Generalmente, las parteras dan un acompañamiento prenatal en el que es muy claro lo que es la fisiología del parto y te enseña a ver el parto como evento fisiológico.

Las mujeres que tienen la oportunidad de parir en casa hablan de un experiencia increíble, en la que sus tiempos fueron respetados, el ambiente tranquilo, no hubo mayor intervención y la mujer pudo estar cerca de quien quería y necesitaba. Además, del privilegio de que es respetada la vinculación mamá-bebé.

Doula
Querer la compañía de una doula durante el parto es una tendencia en aumento en Colombia. Algunos obstetras están reconociendo su trabajo y están permitiendo que hagan parte de su equipo. Generalmente, ellas hacen parte de los equipos de parteras.

Tener el acompañamiento de una doula ayuda increíblemente a pasar el trabajo de parto de manera más tranquila. El apoyo físico y emocional es indispensable para que la mujer confíe en su capacidad de parir y que recuerde que a pesar del dolor de las contracciones, todo está bien.

Es importante que si quieres tener una doula, hables de eso con tu obstetra y te informes si en el hospital en el que vas a tener a tu bebé las dejan entrar.

Hay doulas postparto que pueden ayudarte con todo el apoyo emocional para esos primeros días en que nos sentimos nerviosas e inseguras. También son un gran apoyo en la lactancia y consejos de crianza respetuosa.

Hospital
Cada hospital tiene protocolos diferentes. Es importante que conozcas los procedimientos que te van a realizar una vez ingreses en él. También es importante que conozcas cómo son las salas de parto y el tipo de alojamiento. Debes saber si tu pareja entra como acompañante o si entra como pareja y queda un cupo para acompañante (importante cuando quieres tener doula).

También es muy importante que conozcas los protocolos de atendimiento al recién nacido, necesitas saber si permiten tiempo de vinculación mamá-bebé inmediatamente nazca el bebé, si te permiten lactar en la primera hora de vida (es que sumamente importante y recomendado no sólo por los beneficios inmediatos para el bebé sino por sus consecuencias tanto físicas como emocionales en el largo plazo), si te permiten alojamiento conjunto y qué tanto incentivan la lactancia materna (en muchos hospitales dan leche artificial sin indicación médica real y muchas veces sin consentimiento de los padres).

Recuerda que por más protocolos que existan, tu cuerpo y tu bebé te pertenecen.

Plan de parto
Es un documento que se realiza durante el embarazo en la que se les informa al obstetra y al hospital lo que deseas y los procedimientos con los que tu estás de acuerdo durante tu trabajo de parto, parto y postparto inmediato. Es un documento muy importante, es tu derecho como parturiente.

Si tu médico te dice que no te lo acepta o que hay puntos que no le parecen, es importante que hables con él y le cuentes por qué es importante para ti. Él te debe escuchar y validar, si no, estás a tiempo de cambiar de médico.

Por otro lado, si todas las mujeres escribiéramos nuestro plan de parto y nos empoderáramos con nuestros deseos, lograríamos que poco a poco se modifiquen ciertos protocolos e intervenciones que no están validados por la evidencia científica y/o que nos son recomendados por la OMS.

Recuerda siempre que debes empoderarte de estos tres momentos para que todo salga como quieres y no te vayas a sentir irrespetada.

Curso de preparación
Están los cursos de las prepagadas, de los hospitales, y los particulares. Mi gran recomendación es no ahorrar dinero en esto. Es importante prepararse y sobretodo conocer la fisiología del parto y cómo funciona el sistema. Estos cursos ayudan a que encontremos la coherencia entre lo que queremos y las alternativas que hay para lograrlo.

Generalmente, los cursos de las prepagadas están enfocados a que veamos como normales las intervenciones médicas, las cuales muchas veces son innecesarias. Los cursos de los hospitales están enfocados en dar a conocer los servicios del hospital y sus protocolos. Suelen ser cursos de un día, en los que no se profundiza en temas mucho más importantes como la emocionalidad de la mujer y la fisiología del parto.

Los cursos particulares son personalizados, y se busca hacer un acompañamiento de varias semanas con la pareja. Es importante que la persona que lo dicte esté actualizada en evidencia científica para que se aun curso educativo.

Teniendo en cuenta estos puntos, podrás prepararte de la mejor manera para recibir a tu bebé. El conocimiento y la educación te empoderan de tu parto y te ayudan a ser consciente del proceso que estás viviendo.