Desde que quedas embarazada, tu cuerpo y emociones se adaptan para dar vida. Algunos de estos cambios son molestos y otros no tanto. Te contamos cuáles son y cómo enfrentarlos.

También te puede interesar: Cinco cosas que odiamos las mujeres embarazadas