Desde que Matilde llegó a su vida, la presentadora colombiana Maria Clara Rodríguez siente que se ha convertido en una persona diferente, más sensible, más generosa, más tolerante. Historia de una famosa que también es mamá. 

¿Qué ha sido lo mejor de ser mamá?
Lo mejor de ser mamá ha sido crecer. Siento que desde que Matilde llegó a mi vida soy una persona diferente, más sensible, más generosa, más tolerante. Mi bebé me ha cambiado para bien y me reta día a día a ser un mejor ser humano para dejarle un mejor mundo a ella y a las futuras generaciones.

¿Cuáles han sido los retos de ser madre?
Los retos son infinitos. El más importante es ser una excelente madre, sin olvidarte de ti como mujer, de ti como esposa y de ti como profesional. Eso requiere de una sabiduría que uno cree no tener, pero que llega como por arte magia; sin embargo, hay que saber buscarla.

¿Y las sorpresas?
Las sorpresas son maravillosas, no diarias sino a cada minuto. Matilde me sorprende decenas de veces en el día, celebro cada cosa nueva que hace. Le estoy ayudando a que descubra el mundo y eso me emociona; cada gesto, palabra, mirada o acción nueva las celebro.

¿Qué es lo que más recuerdas del embarazo?
Lo que más recuerdo del embarazo fue sentir un cambio profundo en mi. Se trata de un cambio espiritual, una transformación de mi vida entera. Teniendo a Matilde en mi vientre supe que estaba siendo cambiada, que mis prioridades serían diferentes y concluí que mi cambio debía ser total, de ahí que creé el movimiento en redes sociales que hoy lideró: #SerMamá. Entendí que debía ayudar a la gente y eso sería mi realización de vida. Fue muy lindo porque mi bebé mi inspiró a crear una comunidad de apoyo entre mujeres que son madres, están embarazadas o desea estarlo. Ella vino a hacer cosas grandes en mi y para este mundo.

¿Cómo se adaptó tu armario a los cambios en su cuerpo durante el embarazo?
Mi armario se simplificó. Nunca me gustó la ropa de maternidad, así que nunca fue una opción llenarme de cosas anchas. Todo lo contrario, amaba mostrar mi panza, así que mandé para atrás la ropa ceñida, pequeña e incómoda y dejé a la mano la ropa que ya tenía y que era muy cómoda.

¿Qué le dirías hoy a las nuevas madres que te hubiera gustado que te dijeran a ti?
Me hubiera gustado que me hablaran de la realidad de la maternidad. Nadie te dice lo duro que va a ser y a todo lo que te tendrás que enfrentar. Así que uno llega a ese momento creyendo que todo será como comercial de TV, perfecto, ¡y no! Si, todo es muy lindo pero el desafío es diario. Me sentí culpable muchas veces por sentir cansancio, tristeza, dolor, y eso pasó hasta que hablé con otras mamás que se sentían igual. Dejé de culparme y de creer que yo era la rara. Así que si hay alguien que me lea y sólo haya escuchado la historia rosa, no, no sólo es rosa, también habrá días duros, difíciles y es normal sentir eso. Si les sucede, no se culpen, sólo piensen que todo pasará y que en menos de lo que piensen llegarán al punto rosa. De eso hablamos en #SerMamá, de una manera real y sin tapujos!

¿Si tuvieras que elegir hoy, serías mamá de nuevo?
Claro que sería mamá de nuevo. Sin dudarlo diría Sí aún sabiendo los días duros y difíciles, aún sabiendo que la maternidad tiene de bonito como tiene de desafiante. Ser mamá ha sido mi mejor rol.

Fotografía: Jorge Escobar