Sabemos que no siempre es fácil, pero sí se puede combinar maternidad y trabajo. Estas madres trabajadoras son una muestra de ello.

Equilibrar trabajo y maternidad no es una tarea fácil. Pero esto no ha impedido a grandes mujeres como Hilary Clinton, Michelle Obama o Jacinda Ardern cumplir con excelencia ambos roles y alcanzar el éxito.

Estos son los casos de seis mujeres empresarias, representantes de medios y miembros de la política que comparten sus triunfos y pruebas a la hora de ser madres trabajadoras.

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda

Dio a luz a su primera hija el pasado mes de junio mientras ejercía su cargo y se convirtió en la primera mandataria en casi tres décadas en tener un bebé. La primera vez que una líder mundial dio a luz mientras estaba en un cargo oficial había sido la primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto hace 28 años.

Por eso el anuncio del embarazo de Ardern en enero desató un debate en su país y en el mundo sobre la situación de las madres trabajadoras y la dificultad para que mujeres embarazadas ocupen los niveles más altos del poder político. Para Ardern estar embarazada no fue un impedimento para ejercer su trabajo y rechazó profundamente los comentarios que la señalaron de no poder hacer bien su labor, a lo que respondió en varias ocasiones: “Estoy embarazada, no incapacitada”, y recalcó que la maternidad no debería afectar las oportunidades laborales de una mujer.

Hilary Clinton, exsecretaria de Estado de Estados Unidos

Desde el momento en que nació su hija Chelsea, Hilary Clinton estaba decidida a equilibrar la maternidad con su carrera como abogada. Cuando tuvo a su hija trabajaba para una firma que no tenía licencia de maternidad porque en ese momento y según como lo dijo a la revista Fortune (enlace) el año pasado “en ese momento ninguna mujer en nuestra oficina había vuelto a trabajar tiempo completo después de tener un bebé”.

Para Clinton volver era indispensable, no solo para contribuir a las finanzas de la familia, sino para regresar a ejercer un trabajo que le gustaba. Entonces negoció con su empleador que le concedió cuatro meses libres para estar en casa con Chelsea: “significaba mucho poder tener ese momento con mi nueva hija, sabiendo que mi trabajo me estaría esperando cuando volviera”, afirmó la exsecretaria de Estado.

Ariana Huffington, fundadora de The Huffington Post y Thrive Global

Generar un balance entre su vida profesional y personal fue un proceso difícil para Huffington. Siempre se sintió culpable (enlace al artículo de trabajar) por trabajar. En una entrevista al Huffington Post dijo, “creo que eso es algo que siente todas las madres trabajadoras … y es realmente horrible porque no creo que hubiera sido feliz si no estuviera trabajando”. Ella crió a sus dos hijas, Christina e Isabella, desde 1997 cuando se separó de su esposo Michael Huffington.

Michelle Obama, exprimera dama de Estados Unidos

La ex primera dama es uno de los ejemplos más notables de las luchas que enfrentan las madres trabajadoras. Durante la Cumbre de Familias Trabajadoras de la Casa Blanca en 2014, Obama narró su experiencia equilibrando el trabajo y su vida personal cuando sus dos hijas Malia y Sasha eran pequeñas.

En una ocasión, cuando no tenía niñera y su esposo estaba fuera de casa, recibió la llamada del Hospital de la Universidad de Chicago para una entrevista de trabajo. Su hija menor, Sasha, tenía solo cuatro meses en ese momento y no podía dejarla así que la llevó con ella a la entrevista.

Cuando llegó no dudó en decirle al entrevistador : “en este momento soy una madre que amamanta a un bebé de cuatro meses, tengo un esposo que está lejos y otra hija pequeña. Ellas son mi prioridad. Si quieres que haga el trabajo, tienes que pagarme para hacerlo y darme flexibilidad”.

Su honestidad le permitió obtener el cargo y se convirtió en una de las vicepresidentes del centro para la comunidad y asuntos externos. Y afirmó también que “fue una de las mejores experiencias que tuve porque (mi empleador) puso a mi familia primero y sentía que era mi hospital porque me estaban apoyando”.

Susan Wojcicki, CEO de YouTube

Wojcicki tiene cinco hijos y es una de las mujeres más poderosa de Sillicon Valley y de Google. Ella dirige lo que podría ser una compañía independiente, porque fue quien justificó la compra de Youtube en 2006. Para ella la maternidad y el tiempo en familia es crucial en su carrera. “Me gusta estar en casa para cenar con mis hijos, así que soy implacable para bloquear mi tiempo”.

En una entrevista para Bloomberg dijo que de ser madre aprendió que debe delegar y esta lección la ha aplicado en su trabajo. Ser madre, dice, la ha hecho más productiva y capaz de manejar su tiempo mejor.

Tammy Duckworth, senadora de Estados Unidos

 Duckworth ha sido la primera en muchas cosas. Entre otras fue la primera mujer con discapacidad en ser elegida para el Congreso y la primera mujer asiatico-americana en ser elegida para el Congreso de Illinois.

Ahora a principios de este año sumó otra primera vez: es la primera senadora en convertirse en mamá mientras ejercía su cargo como sendora. Y ahora en otra de sus luchas, es la primera en poder llevar a su recien nacida, Maile, al trabajo al piso del Senado.

Aunque dice que no le gustaría ser siempre la primera, como le dijo a Elle, la senadora seguirá rompiendo barreras porque planea llevar a su bebé a trabajar con ella en Washington, DC. “Voy a traer a Maile a trabajar conmigo. Y tendré una niñera en la oficina“, dijo en una entrevista al Chicago Sun-Times.

El ejemplo de estas mujeres es apenas un abrebocas del gran grupo de mujeres que a diario luchan por ser madres y trabajadoras.

Qué opinan, ¿sí se puede?