Es importante que durante tu posparto te rodees de un grupo que te brinde el apoyo emocional, físico y práctico que necesitas.

 

Hace algún tiempo, la partera Danielle Haines publicó en su Facebook una foto de ella, tres días después de haber tenido a su bebé: “Esta es una foto mía 3 días del posparto. La imagen es tan cruda y sincera, estaba hecha un jodido desastre”.

“Esta es una foto mía 3 días del posparto. La imagen es tan cruda y sincera, estaba hecha un jodido desastre”.

Desde entonces, su fotografía ha sido compartida más de 24 mil veces y comentada por decenas de mujeres que agradecen la valentía y la confianza de Haines para compartir momentos tan íntimos como este, donde se retrata lo difícil que el posparto puede resultar para muchas mujeres.

También ha servido para resaltar la importancia del apoyo emocional que necesitan las madres para superar la etapa del puerperio, por parte de sus madres, su pareja, familiares y amigas. Como lo dijo Haines en su publicación, “Tuve un posparto mágico. No fue fácil, pero fui apoyada, alimentada y me recordaron que las madres que lo fueron antes que yo, pasaron por esta parte de la maternidad, y que yo como ellas, podría superarlo bien”.

Finalmente, una mujer que ha recibido apoyo emocional, físico y práctico durante el puerperio (también conocido como “cuarentena”, o lo cuarenta días después del parto), podrá cuidar mejor a su hijo.

Los estragos físicos que causa el parto, así como las dificultades que puede presentar la lactancia, más el cansancio físico y el no saber qué hacer, se manifiestan de maneras diferentes en cada mujer. Lo que es importante saber es que no es fácil para ninguna, mucho menos si no se cuenta con un grupo de apoyo que le brinde a la madre lo que necesita en un momento clave como este.

 

¿Dónde encontrar apoyo?

Tu pareja es crucial durante el posparto. Los dos están aprendiendo al mismo tiempo a ser padres, por ello es importante que los dos entiendan que el papel fundamental de tu pareja en esta etapa es ser tu sostén emocional. Además tu pareja deberá ser quien solucione temas logísticos, domésticos y problemas a los que se puedan enfrentar. La paciencia, el respeto y el amor, serán herramientas vitales que tu pareja deberá brindarte. Es importante que abran canales de diálogo para que puedas comunicarle de manera eficaz, concreta y clara lo que necesitas de él o ella.

Tus amigas y familiares que ya son madres conocen la situación que estás atravesando y sabrán ofrecerte la ayuda que necesites. Debes tener en cuenta que tendrás que aprender a pedirles lo que necesitas y probablemente fijar límites.

Puedes buscar ayuda profesional, como doulas que te brindarán apoyo emocional durante el embarazo, el parto y el posparto. Incluso, su acompañamiento puede ser extensivo a tu pareja y núcleo familiar cercano para hacerlos partícipes activos en esta etapa. Así, podrán establecer dinámicas para que en equipo todos te puedan brindar a ti y a tu bebé los cuidados y ayudas necesarios.

Pero si no tienes acceso a ninguno de los anteriores, puedes buscar en tu ciudad grupos de mujeres y de crianza donde puedes conocer a otras nuevas madres que están atravesando por esta misma etapa. Allí podrás encontrar compañía y recibir información de primera mano. También, compartir tu experiencia y conocer la de ellas hará que no te sientas sola y que veas que no eres la única que siente ciertas cosas. Socializar con mujeres que se encuentren igual que tu puede ser de gran beneficio.

Es necesario que aprendas a pedir ayuda cuando la necesites y que sepas que no estás sola. Las experiencias, los aprendizajes conjuntos, el conocimiento de otros, te ayudarán a tener un posparto llevadero. Y recuerda, los pilares para lograrlo son el apoyo, el descanso, la buena alimentación, el respeto y la buena comunicación.