Tu barriga no es la única parte del cuerpo que crece y cambia durante el embarazo. Aquí te contamos qué le sucederá a tu piel en los próximos nueve meses.

Todo empieza con un sutil brillo en tu piel. En inglés lo llaman “the pregnancy glow” y es uno de los cambios fisiológicos que muchas mujeres esperan mientras están embarazadas. Es uno de los primeros síntomas que manifiesta tu cuerpo en la piel generado por el aumento de hormonas.

Durante las primeras doce semanas, la hormona del crecimiento gonadotropina (HCG) aumenta para preparar la placenta y aumentar el volumen de sangre en el cuerpo. A raíz de esto, la piel se ruboriza y tiene un semblante más saludable a medida que el flujo de sangre sigue prologándose.

Para algunas mujeres los cambios en la piel también implican brotes, despigmentación, marcas en la piel y venas varicosas. También puede generar hipersensibilidad, por lo que no puedes usar sus joyas o algunos productos de aseo personal.

Aquí te contamos algunos síntomas que puede presentar tu piel durante el embarazo.

Brotes

El aumento en los niveles de progesterona también desencadena más “producción de sebo (aceite), causando brotes”, explica la doctora Ranella Hirsch, dermatóloga en Cambridge, Massachusetts. Así que elige productos para el acné con cuidado y recomendados por tu médico.

Melasma

Actualmente estoy embarazada de mi segundo bebé, en el primer embarazo   sí tuve la línea de Alba. En este no ha salido, lo que sí he notado en este son manchas en la cara, menciona Yane Figueros de Quito, Ecuador.

El 50 por ciento de las mujeres embarazadas desarrollan melasma, que aparece como manchas grandes y oscuras en la cara. Algunas veces llamada “máscara del embarazo“, esta hiperpigmentación aparece en las mejillas, la nariz y la frente. Uno de los factores es el aumento en los niveles hormonales de progesterona y estrógenos. Para evitar estas manchas es bueno que la futura mamá use protector solar todos los días.

Estrías

La aparición de estrías es uno de los cambios en la piel más comunes que pueden presentarse durante el embarazo. Casi el 88 por ciento de las mujeres embarazadas las experimentan. Las estrías son un tipo de cicatriz que aparecen cuando se rompen las fibras que dan soporte a la elasticidad de la piel (colágeno y elastina). Tienen forma de líneas paralelas rojizas, brillantes y delgadas que después de un tiempo toman color blanco. La buena noticia es que Luciara (link) te ayuda a evitar la aparición de estrías y te permite disfrutar cada segundo de tu maternidad.

Te puede interesar: La piel de una futura mamá es más sensible

Alejandra Frutos, mamá de mellizos nos contó su experiencia sobre las estrías. “Las estrías era un tema que me preocupaba, nadie quiere que aparezcan.  Yo me apliqué una crema para prevenirlas en mi panza enorme. Al final no tuve problemas y solo aparecieron algunas en la zona del pubis que no se notan con la ropa interior ni el bikini. Yo creo que cremas anti estrías es algo fundamental durante el embarazo”.

Pelo grueso

Normalmente el crecimiento del cabello toma de dos a seis años, luego descansa unos meses antes de caerse. Pero el cabello de una mujer embarazada descansa más tiempo antes de caerse, creando una melena más gruesa. Las uñas también crecen más largas y fuertes. También, debido a los niveles hormonales, el volumen de sangre y el agua hay más oxígeno y nutrientes para el pelo de las mujeres embarazadas.

Pelo en todas partes

La desventaja de que el bello crezca rápido y grueso es que aparece en todas partes, no solo en la cabeza, sino en la cara, la línea de bikini, las axilas y las piernas.

Piel sensible

Las emociones no son lo único delicado durante estos nueve meses. Por eso se recomienda usar productos suaves y sin fragancia. Antes de probar nuevos productos de cuidado de la piel es necesario ensayar un poco en las muñecas o detrás de las orejas para la reacción a ellos.

Carmen Santamaría, mamá venezolana, nos cuenta que ha notado la piel muy sensible, “la siento incluso más alérgica. Alergias del tipo que me roza una tela, por ejemplo, o me cae polvo, y me pica o se me brota un poco la piel”.

Lunares

Los lunares pueden volverse más grandes o pueden surgir nuevos. El 10 por ciento de las mujeres pueden desarrollar “granulomas piógenos”, una protuberancia en la piel, de color rojizo, que aparece en las manos y en la boca. Desaparecen después del embarazo. 

Línea alba

A alrededor del 75 por ciento de las mujeres embarazadas les aparece una línea negra oscura que va desde el ombligo hasta el área púbica.

“Es el resultado de una mayor producción de melanina en el embarazo“, dice la doctora Mona Gohara, profesora asociada de dermatología en la Escuela de Medicina de Yale en New Haven, Connecticut. “Los niveles más altos de estrógeno en el cuerpo aumentan las células productoras de pigmento, lo que hace que entren en la sobrecarga de melanina”, dice ella.

Sussan Cali Lorenzo de Guayaquil, Ecuador, nos contó que en su piel apareció la famosa línea alba “desde los tres meses”, señaló. “Todavía la tengo, con menor intensidad de color, ahora que ya casi tengo a mi bebé”.  De hecho, los pezones también pueden oscurecerse, pero ambos se desvanecen después del embarazo.

Venas Varicosas

Hay un inconveniente en el aumento del volumen de sangre que le da un brillo a las mejillas: también ejerce presión sobre las venas de las piernas y genera una hinchazón dolorosa que conocemos como venas varicosas y sobresalen en la piel. Lo mejor para evitarlas es hacer ejercicio para aumentar la circulación y utilizar las medias de compresión si la rutina de la mujer embarazada implica estar mucho tiempo de pie.

Fuentes:

Http://www.medigraphic.com/pdfs/derma/cd-2007/cd072b.pdf

Http://americanpregnancy.org/pregnancy-health/skin-changes-during-pregnancy/

Https://www.medscape.org/viewarticle/706769_3