Sandra Bermúdez, psicóloga, Health Coach y experta en temas de bienestar, respondió las preguntas que las usuarias de HistoriasdeMamás.com le hicieron sobre comida saludable, consejos de bienestar y todo para sobrevivir las fiestas. Transcripción de la charla.

¿Cómo llegaste a ser Health Coach?

Solía ser una workaholic, como muchas, trabajaba en al área de recursos humanos y era muy ejecutiva. Luego fui mamá y ahí comenzaron a cambiar las prioridades en mi vida. Cuando mi niña tenía 2 años tuve una enfermedad autoinmune y estuve en el hospital por cuatro meses, fue un tema bastante complejo. Ahí el tema del bienestar y el equilibrio comenzaron a jugar un papel importante. Fue como un pellizco de esos que nos dan en la vida que me dijo “por ahí no es, no todo es trabajo”. A partir de ahí comencé a hacer algunas modificaciones. Luego mi esposo tuvo cáncer y fue el segundo pellizco, ahí le di un vuelco total a mi vida, no solo en lo que yo estaba haciendo, sino a todo mi sistema familiar.

Hoy en día estoy por fuera del mundo corporativo y me dedico a ayudar a mujeres a encontrar ese bienestar, esa armonía que todas deseamos.

¿Qué hace exactamente un Health Coach?

Es una carrera que existe hace 25 años, pero es muy joven en Latinoamérica. Es un área que se vuelca a ayudar a las personas a encontrar una armonía en sus vidas. ¿A dónde vamos? A cosechar y alimentar hábitos saludables en el estilo de vida de cada persona.

 

¿Cómo manejar las “limitaciones” alimenticias en época de fiestas navideñas?

La palabra importante es limitar. Desde mi punto de vista no hay que limitarse, la vida tiene tantas cosas buenas que hay que disfrutarlas. El problema está en los excesos. Debemos encontrar un equilibrio en no comer porquerías todos los días, sino que la mayoría de los días sean más saludables y que seamos conscientes de lo que estamos comiendo. En esta época de fiestas, es un tema más de reunión y reencuentros. Lo que considero importante es que disfruten las cenas, los amigos, la familia sin pensar “yo no como esto o aquello”. No tienen por qué estar dando explicaciones de lo que comen.

Es un tema de quererse y conocerse, si las va a hacer sentir mal entonces para qué se lo van a comer. Es más enfocado a un tema de llevar esa alimentación consciente y ver qué nos gusta, qué nos cae bien y que nuestro cuerpo se siente feliz comiéndolo.

 

Estamos en una cena, desde el momento que llegamos cómo podemos ser más conscientes de lo que estamos comiendo. ¿Algún consejo?

Todo empieza desde antes de llegar a la cena. Las cenas suelen ser muy tarde y para que no lleguemos con ganas de comernos hasta la mesa, lo mejor es comer algo antes de llegar. Si no alcanzan a comer algo antes, empiecen con una entrada saludable, que les guste y que les permita “picar” antes de la cena.

¿Cómo organizar un plato para poder comer un poco de todo lo que hay en una cena, que suele ser comida que no tenemos al alcance todos los días?

Pueden comer de todo, eso es clave. Es igual que mi recomendación para ir al súper. Primero empiecen por la parte de las frutas y verduras, que es lo colorido, y llenen su carrito como si fuera un jarrón de flores. El plato es igual, debe estar lleno de color. Entre más colores tenga, mayor nutrición van a estar obteniendo. Lo que sugiero es que la mitad del plato sea de verduras y empezar por ahí, para llenarse de lo bueno y darle al cuerpo la nutrición que necesita. Y luego, en un cuarto del plato los carbohidratos o los granos y en el otro cuarto la proteína.

 

¿Qué no mezclar en las comidas?

Hay un tema que se llama bioindividualidad, esto significa que lo que le cae bien a alguien a otra persona le puede caer como una piedra. Hay que ser muy consciente de qué es lo que a cada una la hace sentir bien. Muchas veces nos sentimos mal y no le damos importancia, pero vale la pena detenernos y preguntarnos qué fue lo que nos cayó mal, una vez identifiquemos esos alimentamos la vida será mucho más fácil.

 

¿Qué pasa cuando disfrutas mucho un postre y luego te sientes culpable?

Las emociones también se comen, entonces, si se quieren comer ese postre que les encanta, háganlo y disfrútenlo sin culpa, sin latigazos. Disfruten el momento, la compañía y los alimentos. Las cenas son momentos para compartir, hay un ritual al momento de sentarse a una mesa. No coman con culpas. Coman con gusto, placer y ganas.

Las emociones se comen, así como cuando hay ansiedad y comemos mucho, al final estás comiendo más de lo que realmente te pusiste en el plato.

 

¿Cómo reemplazar las harinas por algo más saludable si estoy lactando?

Cuando estamos en gestación hay un mito: “Comer por dos” eso no es cierto. Si comemos por dos, vamos a terminar como dos. En realidad, necesitamos alrededor de 250 calorías adicionales en el día. En el posparto se necesitan más o menos 500, entonces sí se requiere más porque se consume más energía.

Si les dan ganas de un carbohidrato, no se coman un carbohidrato de harina de trigo, sino que sea una harina integral. Hay un tema de calidad. Antes era un tema de contar calorías, hoy en día lo que importa es la calidad. Tomarse un refresco de gaseosa no es lo mismo que un vaso de jugo de naranja, aunque puedan tener la misma cantidad de calorías, no se asimilan en el cuerpo de la misma manera.  Si tienen ganas de pan, coman pan de granos enteros.

Es muy importante que lean las etiquetas, porque los de marketing son muy buenos y muchas veces te dicen una cosa en la carátula y vas a ver atrás y hay otras cosas que no te dicen. Siempre fijarse en cuáles son los ingredientes.

 

Cuéntanos sobre tu taller de lectura de etiquetas en el supermercado.

Es un taller muy vivencial, lo hago dentro del supermercado y les voy enseñando de manera muy práctica identificar si un alimento nos está nutriendo o, al contrario, nos está haciendo daño. He encontrado ingredientes que ni siquiera son de consumo humano. Es hacer más conscientes las decisiones que tomamos en el supermercado, que luego llevamos a nuestra casa y que nuestros hijos o nosotros terminamos consumiendo.

Hay ingredientes que pueden llegar a ser disruptores hormonales. Las decisiones que tomamos cada vez que nos llevamos algo a la boca es algo que va a sumar a nuestra salud o le va a restar. Por eso las decisiones deben ser muy conscientes y la alimentación debería ser consciente. Por como fuimos criados sentimos que tenemos que terminarnos todo lo que haya en el plato y no nos preguntamos si ya estamos satisfechos o si queremos más, siempre está la posibilidad de guardarlo y comerlo después. Pasa igual con los niños, ellos nos dicen que no quieren más y los forzamos a comerse todo. Si él dice eso es porque está lleno y nosotros le estamos diciendo que lo que su cuerpo le está indicando no está bien.

También está el tema de las mamás que somos bote de basura y todo lo que ellos dejan, lo comemos. Hay que tenerlo claro, si dejo algo lo guardamos y se lo damos en la próxima comida.

 

¿Es cierto que no debemos consumir ingredientes con nombres extraños?

Si, si hay un ingrediente que no puedes pronunciar, regrésalo. No te desgastes, regrésalo. Es completamente cierto.

 

¿En qué deberíamos fijarnos al leer una etiqueta?

Una cosa que deben evitar que es causante de migrañas y tema neurológicos es el glutamato monosódico, es un ingrediente que aparece en varios productos. El tema de los colorantes, es increíble lo que hacen, son químicos que estamos ingiriendo que tienen secuelas en el cuerpo. A veces decimos “es que mi niño es hiperactivo” y realmente podemos ver que hay un factor bien importante con los colorantes en el tema de lo acelerado o ansioso que se pone un niño.

¿Qué tanto del bienestar comienza desde adentro y qué tanto de lo que tienes a tu alrededor?

Las dos son complementarias. Por ejemplo, las mamás dedican el día entero a sus hijos, pero descuidan una parte muy importante que es: ellas mismas. El bienestar de “¿Qué estás haciendo para ti?” se descuida muy a menudo con la maternidad. Todas las áreas nos complementan. Ser mamá es un cambio muy grande y hay que irlo procesando poco a poco e ir encontrando el balance, esa es la ayuda que damos los Health Coaches.

 

¿Qué pasa cuando no puedo seguir mi rutina habitual por vacaciones?

Si no pueden ir a un gimnasio a hacer sus rutinas de siempre, les recomiendo caminar. Siempre habrá un lugar para poder caminar, por lo menos 30 minutos. Esto ya nos activa, nos energiza y le da un nuevo ánimo al día.

 

¿Qué es un buen desayuno?

Tener un desayuno donde tengamos el equilibrio de la proteína, verdura, la porción de fruta y una grasa buena. Lo más difícil es involucrar la verdura, pero es fundamental para la fibra que el cuerpo necesita en el día. Las grasas buenas son el aguacate, aceite de oliva, nueves, almendras, pescado (salmón). Debemos asegurar que en algún momento del día tengamos esa ingesta.

 

¿Hay algo que podamos hacer al final de una cena para ayudar al cuerpo con la digestión?

Hay dos cosas. Una, masticar. Nadie se concentra en masticar y es algo tan sencillo que trae muchísimos beneficios. Al masticar, la saliva juega un rol muy importante, nos ayuda a descomponer los alimentos y que la absorción de vitaminas y minerales sea más fácil para el cuerpo. La digestión comienza desde la boca. Si le enviamos al estómago la comida bien masticada, le va a quedar mucho más fácil hacer su trabajo.

Dos, el té. Terminar la cena con un té de jengibre, de menta, de yerbabuena. Nos ayuda con la digestión y la acelera.

¿Algún consejo de bienestar para las mujeres que están buscando quedar embarazadas?

Cuando la mujer está tratando de quedar embrazada hay varios aspectos de su estilo de vida que juegan un papel muy importante. La alimentación y sobre todo el estrés, hay que aprenderlo a manejar y buscar maneras para canalizarlo.

 

¿Cómo combatir el estrés en estos tiempos tan agitados?

El estrés es algo que todos vivimos y es un tema de actitud, de cómo enfrentas las cosas ¿Cómo cultivarlo? Entrenando a la mente, la mente es súper poderosa. Algo que ayuda mucho es respirar y meditar. Si nunca han intentado meditar, ensáyenlo, es lo mejor que pueden hacer en la vida.  Un dolor de cabeza les puede dar por no estar respirando bien o les puede dar porque no han tomado agua en todo el día.

¿Qué les dices a las mujeres que trabajan y son mamás y no tienen tiempo para estar en la cocina?

Les digo que no hay que pasar horas en la cocina, no es necesario. Hay que simplificar los procesos. Cocinar saludable es hasta más fácil que la cocina tradicional. Son pocos ingredientes, sazonas y ya está. No son cantidades exorbitantes de comida. Es muy sencillo, no hay que complicarse. Pueden cocinar el domingo y utilizar lo que cocinen para varios días de la semana, o hacer una salsa pomodoro y la guardan en el congelador y van descongelando cuando la necesiten.

 

¿Qué puedo hacer para que el agua de limón no me afecte con la acidez?

Cambiarlo. Hay gente a la que le funciona el agua con limón y otras a los que no. Puede ser agua con una cucharadita de vinagre de manzana (del que tiene sedimento). Te va ayudar a trabajar el sistema digestivo sin darte acidez.

 

¿Existen comidas aceleradoras de metabolismo?

Hay varias. El jengibre es una. Por lo general el tema de los picantes, ayuda. La pimienta cayena es muy buena, si usas una pizca por ejemplo en una limonada. La canela, también ayuda.

 

¿Una última reflexión?

Dentro de todo este tema de fiestas y cierre de año quiero invitarlas a que se pregunten por sus objetivos del próximo año y que se pregunten qué es lo que quieren lograr, ustedes, no sus esposos, sus familias o sus hijos, ustedes mismas qué quieren cosechar el próximo año. Piensen en sus pasiones, en sus deseos, eso que siempre han querido hacer, pero nunca le han dedicado el tiempo. Tomen un papel y hagan una lluvia de ideas, dejen salir todas las ideas luego revísenlo y piensen cómo lo pueden llevar a la acción. Háganlo, es un regalo para ustedes mismas.

También quiero agregar el tema del agradecer, sobre todo en estas fechas que estamos reunidos de familia y amigos, el agradecer es una herramienta para entrenar la mente a lo positivo. Terminen su día y antes de dormirse escriban las cosas que agradecen del día que acaba de pasar, cosas como recibir una llamada o tener agua potable en nuestras casas. A veces no nos detenemos a pensar en lo que hay detrás de nuestro día a día y damos muchas cosas por sentado. El agradecer enfoca la mente hacia lo positivo y evoca emociones positivas, entonces se termina el día con emociones positivas y así empezamos al día siguiente.

Aprovechen e inviten a las personas que están en estas cenas y reuniones para agradecer por lo que vivieron en el año, además los alimentos se van a impregnar de esta buena energía, la buena vibra y eso es lo que van a comer.

¿Cómo contactarte?

Instagram: Be Nourish

Facebook: Be Nourish

 

Mira el Facebook Live completo: